Obstáculos a la reincorporación

12-Obstáculos-a-la-reincorporación

Avances y desafíos a un año del nuevo gobierno

El Acuerdo de Paz contempla un proceso de reincorporación de las Farc-ep a la vida civil en las esferas política, económica y social. El Consejo Nacional de Reincorporación (CNR), creado por el decreto 2027 del 2016, es la instancia encargada de gestionar el proceso de reincorporación con representación paritaria del Gobierno y del componente FARC, con acompañamiento internacional.

Entre el 3 de octubre del 2018 (sesión 83) y el 17 de mayo del 2019 (sesión 101), el CNR realizó 19 sesiones. Con el cambio de administración la delegación del gobierno quedó integrada por Emilio Archila, consejero para la Estabilización, y Andrés Stapper, director de la Agencia para la Reincorporación y Normalización.

En estas sesiones se realizó un proceso de revisión de los proyectos productivos colectivos que ya se habían aprobado durante la administración anterior, y algunos fueron sometidos a nuevos ajustes. Hasta mayo los proyectos productivos aprobados llegaron a 24 (incluidos 17 que venían del gobierno anterior), de los cuales 19 de ellos ya han recibido desembolso. La mayoría de proyectos tienen vocación agropecuaria y requieren tierra, una necesidad urgente y un obstáculo para su materialización.
En el marco del CNR se acordó realizar el Registro Nacional de Reincorporación, un nuevo censo de la comunidad fariana, el cual constató el compromiso de paz de los exintegrantes de las Farc-ep. Además este instrumento dio luces sobre la situación actual del colectivo en proceso de reincorporación.

Otro aspecto fundamental del último año es la coyuntura de la finalización de la vigencia de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), los cuales surgieron a partir de las antiguas Zonas Veredales de Transición y Normalización creadas para la dejación de armas, y luego se convirtieron en escenario fundamental al establecerse como lugares de reunificación familiar y albergue de los nuevos proyectos de vida en la legalidad.

En los ETCR se implementaron proyectos productivos; iniciativas formativas y educativas; y experiencias organizativas en las cuales participan tanto exguerrilleros como familiares y comunidades aledañas. Se trata de una experiencia piloto de construcción de paz en los territorios, por lo que se requiere formalizarlos como centros poblados, veredas o corregimientos del municipio respectivo. Pero el Gobierno consideró que 11 de los 24 ETCR presentaban “barreras” para su formalización. Al cierre de este informe el CNR adelantaba una gira para concertar con la comunidad y la institucionalidad local las acciones que permitan proseguir con el proceso de reincorporación. Hasta julio del 2019 se hicieron acuerdos para mantener los espacios de Arauquita (Arauca), Caldono (Cauca), Tumaco (Nariño) y Tibú (Norte de Santander); así como rutas para reubicar los de Charras (Guaviare) y Puerto Asís (Putumayo) en predios en esos mismos departamentos.

«En los Etcrs se implementaron proyectos productivos, iniciativas formativas y educativas y experiencias organizativas en las cuales participan tanto exguerrilleros, como familiares y comunidades aledañas. Se trata de una experiencia piloto de construcción de paz en los territorios, por lo que se requiere formalizarlos como centros poblados, veredas o corregimientos del municipio respectivo. Pero el Gobierno consideró que 11 de los 24 Etcrs presentaban “barreras” para su formalización.”

Pero además de los ETCR el proceso de reincorporación se ha adelantado también en las denominadas Nuevas Áreas de Reincorporación surgidas en todo el territorio nacional donde la comunidad exguerrillera tiene arraigos políticos y familiares. Garantizar seguridad y alternativas económicas constituye un reto y obligación para el Estado colombiano, por cuanto debe reincorporarse a estos territorios de los que ha estado marginado.

Otra circunstancia presentada en este periodo fue la comunicación enviada por la Cancillería a algunas embajadas para restringir las visitas a los ETCR, lo cual atenta contra el espíritu del acuerdo de paz y desconoce el rol fundamental que ha jugado la comunidad internacional en su implementación; así como desconoce que aquellos no son guetos sino espacios abiertos como cualquier lugar del territorio nacional.

El apoyo internacional, político y financiero ha sido fundamental. El Fondo Europeo para la Paz ha alcanzado la suma de 125 millones de euros para inversiones. El Fondo para la Consolidación de la Paz de la ONU ha recibido 85 millones de dólares; y con 250 mil dólares aportados por Suecia se financiaron 28 emprendimientos. De otra parte con financiación de Francia, Noruega y Suecia por 670 mil dólares se apoyaron 37 emprendimientos; con recursos de Noruega por 100 mil dólares se apoyan 10 proyectos de mujeres en proceso de reincorporación; y el Fondo Multidonante ha cofinanciado 22 proyectos productivos con 4.700 millones de pesos.

Principales necesidades en el proceso de reincorporación

1. Adoptar una política pública para el proceso de reincorporación, que incluya la preparación de las entidades del Estado para la construcción de paz

2.Celeridad en la aprobación y desembolso de proyectos productivos para brindar alternativas económicas a la comunidad en proceso de reincorporación, así como concretar tierras para las iniciativas que lo requieran y una línea de crédito.

3.Formulación de una ruta de acceso a la educación superior para exguerrilleros

4.Atención en salud para el colectivo en proceso de reincorporación, en especial a madres gestantes y lactantes, adultos mayores y población en condición de discapacidad.

5.Articulación de los antiguos ETCR y Nuevas Áreas de Reincorporación con la institucionalidad local, con acceso a servicios básicos, en coordinación con los programas del Acuerdo de Paz.